NOTICIAS          

Testimonios de la situación en África

TESTIMONIOS

Listado de todos los testimonios

Carta de Mons. Juan José Aguirre: Mayo 2013 -


Bangassou, 10 de Mayo de 2013

Descargar versión en PDF

Queridos amigos:

Voy escribiendo este mail para cuando llegue un próximo avión y lo lleve a Bangui. Llegan pocos porque los pilotos tienen miedo de pararse en Bangassou por la inseguridad que crea la presencia de los Seleka en la ciudad.

Estos Seleka, para que os hagáis una idea, aunque vienen y van y cambian mucho, son unos 30-40, guiados por un joven coronel natural de Libia, joven (en España no llegaría a sargento) que es el que se mueve con el coche Toyota Hillux que nos robaron en la misión de Ouango y por su adjunto, un capitán que se instaló en lo que era la casa de madame Pacheco, echando de alli a la ONG americana Corp Paix que tenían instaladas habitaciones y despachos, además de robar en la casa de al lado, justo las de las hermanas de la Fraternidad, el frigo solar, las baterías, las placas solares, los sillones, camas, colchones, mosquiteras, mesas, etc., y dejar la casa de las hermanas completamente vacía, seguramente porque las monjas huyeron para guardar su integridad y salvar su vida.

El resto de la tropa son jóvenes reclutados a lo largo de la contienda, que están aprendiendo a cargar las armas (anteayer la avioneta evacuó un tetrapléjico a causa de un tiro de uno de estos aprendices que manipulaba su arma y se le escapó el disparo, le entró por el pómulo y le seccionó una parte de la columna vertebral, creo yo...) jóvenes además, algunos, que huyen de la justicia, otros disgregados de la sociedad, los erráticos de la vida, los jóvenes fracasados que han abandonado los estudios, los dejados por desidia de los campos y del trabajo, antiguos presos reinsertados en la tropa... La escoria.

Ese conjunto es la tropa que manda en Bangassou, tiran ráfagas de metralleta al aire para amedrentar, roban para comer, buscan chicas y abusan de ellas sin miedo. Lo curioso es que también están persiguiendo a los ladronzuelos que robaron las planchas de zinc de la antigua gendarmería, las bandas que siguen revoloteando sobre los despachos abiertos de par en par de la antigua administración para robar las migajas, o los que son acusados de guardar armas o de tener dinero escondido.

Los Seleka persiguen a los salteadores y ladrones con el coche que ellos mismos nos han robado, ponen a un alcalde musulmán y amenazan de muerte al antiguo, elijen a un musulmán como juez (procurador) de Bangassou para que juzgue a cualquier bicho viviente a condición de que no sea musulmán. Invitan a la gente a salir de los campos, a los niños a ir a las escuelas (porque también los niños musulmanes podrían ver el año escolar perdido), animan al funcionamiento de los hospitales, Bangondé y los otros, aunque no estén en pié de puro saqueo, porque también las musulmanas tienen que parir. Pero cortan la carretera hasta Bangui a cualquier coche que no sea musulmán, no se pueden traer suministros, ni medicinas, ni los conteiners, ni siquiera viajar para llevar auxilio a Alindao que están viviendo una pesadilla peor que la nuestra ya que no tienen ni teléfono para comunicar, porque no tenemos ni un solo coche y si lo tuviéramos nos lo quitarían en las primeras barreras porque los "kaffir" (no creyentes del islam) no tienen permiso para tener un coche. El nuevo presidente instituyó ayer fiesta nacional y vacaciones pagadas por ser el día del nacimiento de Mahoma.

Empezamos poco a poco a diseccionar la realidad, a intentar comprender qué pretenden los que dicen gobernar el país a golpe de metralleta. Quieren islamizar Centroáfrica y para ello han empezado neutralizando católicos y protestantes, bloqueando todo lo que ellos empiezan, los proyectos que tienen, su capacidad de movimiento, etc., a condición de que no sea un proyecto que beneficia también al bloque musulmán, con el que siempre hasta ahora nos hemos llevado bien.

La cuestión ahora, que tanto me decís por teléfono, no es cómo reconstruir lo destruido, que sabéis que son hasta las sacristías y los sagrarios. Sino que el tema es ¿cómo salir de este atolladero?, pues nos tienen amordazados y atados, ¿cómo conseguir cortar las cuerdas de manos y pies que usan para bloquearnos?, más aún para desanimarnos y obligarnos a tirar la toalla.

Esto lo irán haciendo con nuevas leyes, tasas exorbitantes, prohibiciones y abusos generalizados. Ayer quisieron empezar la escuela en Bangui pero enseguida éstos descerebrados raptaron a varios hijos de funcionarios para pedir un dinero por su regreso a casa. Claro, el comenzar la escuela se vino abajo.

Mucha gente llama por si pueden venir a ayudarnos y les damos las gracias. Vemos que es casi imposible hacer venir a nadie aquí, ni siquiera para operar cataratas o para ordenar los almacenes, que interesaría a muchos musulmanes de Bangassou, pero es difícil entre otras cosas porque no hay coches para ir a recogerlos a la capital, y en la capital todo el mundo tiene el coche escondido, y pueden meterse en un avispero en Bangui antes de poder viajar a Bangassou para encontrarse otro avispero más pequeño, ni nadie para llevarlos y traerlos.

Se puede ir hasta Bangondé andando, como yo hago casi cada dia, o montados, desde el aeropuerto, en el viejo camion, pero muchas otras cosas estan todavia en el aire.

También en lo que concierne a la seguridad de los médicos. Difícil que les den los visados porque Francia los prohíbe ahora para los no residentes. Francia esta pidiendo a los franceses que dejen Centroáfrica. Hay incluso rumores de otro golpe de estado. Si fuera posible un día, ya os avisaríamos.

Como decía en otros mails, la otra cara del espejo la encontramos en el nuevo testamento y en otros pueblos que han vivido ya la misma experiencia que nosotros. El Sudan del Sur pudo convivir con el musulmanismo radical, simplemente siendo ellos mismos y sin dejarse fagocitar de sus creencias cristianas. Pero les costó una guerra de 20 años. Por otro lado estamos leyendo todas estas semanas los Hechos de los Apóstoles en donde se habla de vejaciones, persecuciones a la Iglesia naciente, prisiones para los Apóstoles e incluso la muerte violenta de Esteban. Frente a estas cosas nefastas (que incluyen saqueos, mordazas, privaciones, flagelaciones, huídas o vidas en clandestinidad...), los Apóstoles reaccionaron con su fe en el Cristo resucitado que todo lo meterá en vereda a su debido tiempo, que todo lo enderezará cuando sea, que ha ganado y vencido con su resurrección. Nos gustaría ser como esos apóstoles que anunciaban al Cristo resucitado a tiempo y a destiempo, con coraje y con buen ánimo, sabiendo que "a quien Dios tiene, nada le falta" y que incluso sufrían la persecución como si "fuera un honor" que les permitía parecerse a su Señor que ya les había dicho que "seréis bienaventurados cuando os perseguirán..."

Yo sigo con el ánimo como un yo-yo. Depende de los días, pero tengo la esperanza de que esto terminará pronto, de que alguien nuevo vendrá a reemplazar a estos bárbaros incompetentes que, por difícil que sea de creer, han hecho buenos a los de Kony, que sigue campando por sus anchas, en el flanco derecho esta vez, atacando pueblitos y llevándose porteadores y rehenes.

Los de Kony roban comida, atacan a una mujer y la ponen en la disyuntiva de cortarle el cuello o dejarse violar. Ya sabéis, la famosa violación como arma de guerra.

Ahora los Seleka, incultos y brutos, además de violarlas, que es lo que todas eligen, les queman el techo de paja de la casa, y así todo el barrio. Haber arrasado el barrio con fuego, es la nueva arma de guerra de estos bandidos. En Ouango, cuando prendían el fuego, empezó a gritar el chaval poliomielítico al que dimos la silla de ruedas que vino en los contenedores que enviaron de España. Lo sacaron de la silla y lo tiraron fuera de la casa. Esta vez tuvo suerte: se quemó sólo la silla!!!

Un abrazo a todos lleno de esperanza.

Juanjo Aguirre, obispo de Bangassou